Post relacionados

Compartir con

Juega al Estilo de 50 Sombras

ana

Ya está cerca la fecha de estreno de la película basada en la Trilogía 50 Sombras, misma que causo furor en todas las mujeres de New York en el 2011, calificada en todo el mundo como adictiva, y que fue musa inspiradora para la industria erótica quien puso en el mercado una serie de juguetes eróticos inspirado en las escenas más ardientes de la trama.

El contenido de la trama tiene mucho material, pese a las críticas su forma realmente ha podido captar la atención de todos, y ha logrado también suavizar la imagen  de las practicas eróticas duras, es que  hay que estar claros en que lo que más llamo la atención del público general es que los personajes centrales practican el BDSM que es una combinación de bondage, dominación/sumisión y sadomasoquismo, que no es más que cierto aspecto cotidiano, un estilo de vida.

La forma en la que explican las etapas por las que pasa una persona cuando se está iniciando en es estos actos, guía muy bien por los pasos para iniciarse con cada etapa, implementos, juguetes, y toda esa avalancha de fantasías que venían a la mente de todo el que iba leyendo los libros y que disparaba sus ventas lo que agradeció mucho E.L.James, los dueños de librerías y los sex shop.

Ahora bien para entrar más en tema vamos a mencionar los elementos básicos para divertirnos con el sexo rudo al estilo del Amo Grey:

Uno de los  juegos favoritos de este hermoso caballero negro es todo aquello con lo que pueda poner color rosa la piel de las nalgas de su chica desde las manos hasta un buen azotador, también le encanta estimular con el impacto contra la piel y el picor que esto da usando una látigo o fusta para impactar pezones, vientre, clítoris de manera tal que la circulación se acelere y la sensibilidad aumente, en el caso de los pezones las pinzas son uno de sus favoritos también.

Experimentar sensaciones profundas con vibradores texturizados en estra de sus manías sin contar  su gusto por los tapones anales, claro siempre protegiendo a su compañera asegurándose de usar un buen lubricante para evitarle molestias, pero lo que no tiene lugar a dudas es que lo que más les excitaba a ambos esa que ella estuviera atada de cualquier forma pero amarrada, sujeta y totalmente inmóvil vulnerable y expuesta ante el y su única voluntad  por supuesto nunca antes de haber cubierto sus ojos con capucha, antifaz que aumenta la deliciosa anticipación.

Y por supuesto como nuestro Christian es un hombre con todo bajo su control y dominio siempre tiene la precaución de tener preservativos a mano en caso de que deba improvisar algún castigo para su Anastasia en el que termine en un extraordinario, fuerte, liberador Orgasmo.